Instalación de la calefacción bajo el suelo

La calefacción bajo el suelo se debe instalar bajo todo el suelo, no tan sólo por los sitios de paso, ya que el calor se debe repartir por toda la superficie del suelo uniformemente.

¡La calefacción bajo el suelo reseca el ambiente así como el parquet! Por ello, es importante mantener la humedad relativa del aire y asegurarse que se mantiene entre el 40% y el 60% en cualquier estación del año.

La humedad relativa del aire puede ser elevada utilizando un humidificador y a través de los quehaceres diarios:

  • Cocinar, utilizar la sauna, cultivo de plantas.
  • Si la humedad relativa del aire desciende de los límites recomendados, pueden aparecer grietas en el suelo.
  • SIEMPRE se debe colocar un/a sistema/barrera anti-humedad (una construcción de plástico de 0,2mm de grosor, juntas superpuestas de aprox. 200mm o chapadas/laminadas) junto a la calefacción bajo el suelo, aunque ya exista una instalación para el subsuelo (incluso los suelos de parquet necesitan un/a sistema/barrera anti-humedad cuando se instala un sistema de calefacción bajo el suelo).
  • Utilizar una junta de dilatación para separar aquellas zonas del suelo por dónde no pasa esta clase de calefacción.
  • Los cables o conductos del sistema de calefacción bajo el suelo se deben instalar a no menos de 30mm de distancia del material de refuerzo de los productos Timberwise
    • en suelos de parquet en espacios abiertos
    • en suelos de hormigón cubiertos

Instalación de la superficie de la calefacción bajo el suelo

  • Se debe secar el subsuelo durante unas dos semanas anteriormente a la instalación. Elevar la temperatura de la calefacción bajo el suelo diariamente sobre unos 5º C hasta que se haya utilizado como mínimo la mitad de la capacidad calorífica total.
  • Después de esto, hacer trabajar la calefacción al máximo de su temperatura durante tres días; la temperatura de la  calefacción debe ser seguidamente reducida hasta que la temperatura del sustrato descienda hasta los 18º C.
  • Asegurarse de que haya una buena ventilación durante los procesos de calentamiento y enfriamiento.
  • Apagar la calefacción 24 horas antes de instalar el suelo.
  • Instalar el suelo siguiendo las indicaciones que se adjuntan en los paquetes.
  • No se recomienda instalar fibra de corcho debido al posible hedor del betún.
  • No volver a encender la calefacción hasta pasadas por lo menos 24 horas después de la instalación del suelo.
  • Durante los cinco siguientes días, elevar la temperatura asegurándose de que ésta nunca alcanza +25º C.
  • Llegados a este punto no cubrir, ni siquiera parcialmente, el suelo.
  • La humedad relativa del aire se debe mantener constante entre el 40% y el 60%. La temperatura recomendada para la estancia es de 18 a 24º C.
  • Los cambios de temperatura del suelo se pueden ver incrementados en condiciones excepcionales.
  • Ni el fabricante, ni el vendedor ni el instalador pueden aceptar responsabilidad alguna debido a estos cambios.